Perfiles

Liborio Martínez: El destino del éxito

Perfiles

Si habláramos de alguien que siempre ha trascendido en todos los ámbitos, ese sería Liborio Martínez. Político, empresario y comerciante, ha sabido manejar las cosas a su favor y apoyado por la suerte, pareciera que alcanzar el éxito es cosa sencilla. Por supuesto aquí no se puede olvidar la dedicación, constancia, inteligencia, responsabilidad y apoyo de otros, que han sido la mano derecha de este personaje arandense.

Martínez nació en julio de 1939 en Arandas. Sus padres fueron Pablo Martínez Camarena y Aurora Velázquez Guzmán. A destacar es que él fue el único varón y por lo tanto tuvo todas las atenciones. Lamentablemente a los seis años Martínez pierde a su padre, mientras que su madre permaneció con vida 104 años, durante los que se entregó totalmente a su primogénito.

El empresario estudió la primaria en este municipio, y a los doce años su madre decide enviarlo a Guadalajara para estudiar la secundaria y preparatoria. “Mi infancia fue la de un niño feliz hasta cierto punto. El contacto con mi padre fue mínimo ya que además de haber fallecido cuando era todavía un niño, yo lo veía muy poco ya que cuando él se iba a trabajar yo estaba dormido y de igual manera cuando yo estaba descansando él llegaba de laborar. Quizás el tiempo de la comida era el único que disfrutaba con él y a veces, porque cuando tenía muchas cosas que hacer se quedaba en la oficina”.

En la secundaria Martínez duró un año como interno y posteriormente su mamá compró una casa. Una de sus hermanas se fue a vivir allá para cuidar al joven Liborio. Pasó el tiempo y Martínez trató de entrar a la Universidad de Guadalajara pero como había estudiado en escuelas confesionales, fue rechazado. “Ante esta situación acabé de hacer mi carrera en la Universidad Autónoma de Guadalajara en donde terminé a los 21 años de edad la carrera de Derecho y Ciencias Sociales. A partir de esa fecha y como había un negocio familiar de extracción de aceite de linaza que había comenzado antes de que yo naciera (asociación entre su padre, Cesáreo Jiménez y el señor Orozco, quienes acabaron por dividirse los bienes que lograron en dicho negocio) tuve que regresarme a la ciudad para hacerme cargo del negocio. Algo que recuerdo mucho en mi etapa de estudiante es que cuando venía al municipio muchas veces teníamos que empujar el camión donde veníamos ya que las condiciones del camino eran deplorables. Prácticamente era pura terracería. Después mi madre me compró un carro y podía ir y venir con más comodidad por decirlo de algún modo. Otro dato que es importante señalar es que mi vida dentro del estudio no fue muy buena. No era muy responsable y podría decir, no de lo mejor”.

Después de esta etapa que nunca olvidará, Liborio Martínez encontró su otra parte, la señora Celina Gascón Orozco, tres años menor que él. Martínez contrajo matrimonio a los 27 años de edad y tuvo la fortuna de tener cuatro hijos: Pablo Adolfo, Liborio, María Celina y Bibiana Guadalupe.

Hablando de política, Martínez comenta que su participación fue totalmente accidental. “Siendo presidente municipal de Arandas el señor Humberto Gascón (quien también era notario público) yo hice mi servicio social aquí. Él me dio la oportunidad de estar en su despacho y posteriormente me invitó a ser regidor propietario donde estuve al frente del departamento de agua potable y después pasé a la junta de agua potable estatal, donde estuve quince años. Cabe destacar que antes de entrar de lleno en las cuestiones políticas yo fui profesor en la Escuela Secundaria de Cooperación Licenciado Agustín Yáñez. Por obvias razones ya no pude enseñar ya que el tiempo me consumía. En 1971 fui elegido como presidente municipal y puedo asegurar que en aquellos tiempos era más sencillo. En primer lugar había menos población. En segundo término todos éramos una gran familia, eso sin hablar de los presupuestos tan raquíticos que nos llegaban. Me acuerdo que era de 56 mil pesos entonces, ya se imaginarán. Otro ejemplo claro es que sólo había pocos que tenían salario, es más ninguno de los regidores ganaba un solo centavo. A destacar es que nosotros reciclábamos el dinero ya que pedíamos el dinero para hacer las obras, nos lo daban y la población cooperaba. En mi período logramos hacer 36,000 metros de concreto hidráulico”.

Liborio Martínez: El destino del éxito

Ante la pregunta expresa de si consideraría regresar a la política, Martínez responde con un rotundo no. “No lo considero porque no tengo vocación de político, lo hice sólo por la obligación moral con la ciudad arandense que tanto nos dio; educación, buen trato y fundamentalmente el cariño de la tierra. Creo que traté de cumplir. Hoy ya las cosas han cambiado y existen personas con un alto índice de escolaridad; por eso no creo regresar, además de que mis ocupaciones familiares y de negocios no me lo permiten”.

Martínez continúa haciendo un recuento de su vida y ahora se introduce en el ámbito empresarial, donde reconoce que los resultados han sido satisfactorios. “El único problema es que por cuestiones que estuvieron fuera de nuestro alcance, el producto de aceite de linaza fue disminuyendo en su rendimiento y tuvimos que dejar de producirlo. Me dediqué a la venta de productos químicos. Además cultivamos maíz, trigo, mezcal y tenemos ganado”.

Haciendo un balance de su vida, Martínez ve a la situación a la alza en prácticamente todos los ámbitos: Familia, negocio y política, siempre un triunfador. “Por supuesto que hay cosas de las que nos vamos a arrepentir. En lo personal hice actos muy negativos que después me dejaron un mal sabor de boca y en lo político dejamos de hacer cosas que probablemente pudimos haber realizado y no les dimos prioridad”.

Publicado en el tomo 1 de Perfiles de mi tierra colorada en septiembre de 2006.

Comentarios

Más en Perfiles

José Guadalupe Guzmán Barba: El mago de la televisión

octubre 15, 2018

Enrique Pedroza Hernández: Institucionalidad al pie de la letra

octubre 2, 2018

Don Jesús Magaña: El valor de la honestidad

septiembre 22, 2018

Juan Zavala: Una vida de trabajo

septiembre 20, 2018

José Refugio Jiménez González: La esencia musical

septiembre 18, 2018

José Luis de la Cerda: Charro de altura

septiembre 15, 2018

Manuel Anguiano Covarrubias: Al servicio de la sociedad

septiembre 13, 2018

J. Trinidad Álvarez: La vida al servicio de los demás

septiembre 9, 2018

Ramiro González “el bigotón”: La amistad siempre por delante

septiembre 6, 2018

José “canchas” Sánchez Aguayo: El ejemplo más vivo del amor al deporte

septiembre 4, 2018

Maestra Cecilia Plascencia Coss y León: El amor por la educación

septiembre 3, 2018

Profesor Alfonso Fonseca Fonseca: Cronista de Arandas

septiembre 2, 2018

El Saso: La alegría en el comer

agosto 31, 2018

El Pastelero: La sazón más especial

agosto 30, 2018
NOTI-ARANDAS, periódico semanal con noticias de Arandas, San Ignacio y Jesús María (Jalisco).

Clic aquí para datos de contacto

En Facebook

En Twitter

© 2018 Grupo Noti-Arandas, S.A. de C.V.