Perfiles

El Saso: La alegría en el comer

Perfiles

-¿Quiubo “saso”?- es la frase tradicional cuando se llega al comercio más solicitado del Parquecito de Los Enamorados. La persona que lo atiende es más famosa que los artistas o funcionarios públicos arandenses. De eso no hay duda. Su negocio todo el día está lleno, debido al gran éxito que han tenido sus tortas de lomo. Además, porque siempre atiende con una sonrisa de oreja a oreja su negocio, marcando así la fórmula que lo ha hecho ser reconocido en todo el municipio.

Arturo Arriaga “saso” nació un 5 de julio de 1971 en el rancho El Carrizal, municipio de Arandas. De pequeño fue feliz y no tuvo ningún impedimento para crecer de forma adecuada. “Lo que hacíamos era jugar con todo; con tierra, con lodo, con canicas, con trompos, con yoyos, con trocas. A la edad de 7 u 8 años, cuando fallece mi abuelito, nos venimos a la ciudad. Mi papá que era sembrador se hizo de un dinerito y compró una casa. En Arandas mi papá siguió sembrando y ahora tiene una tienda que él mismo atiende”.

La familia del “saso” es muy especial. Son nueve hombres y una mujer, siendo él el penúltimo en nacer, lo que lo hizo tener la oportunidad de estudiar y vivir una vida más tranquila y gratificante. “Entré a la escuela de Panteón Viejo y después me enfilé de monaguillo a la Parroquia de San José Obrero cuando estaba el padre Lagunas. Ahí estuve cinco años. Posteriormente me fui al preseminario y me regresé. La razón creo que fue por miedo y ya no quise ir”.

El tiempo fue transcurriendo y la juventud llegó para el “saso”. En la secundaria, donde estudió, nació su apodo y fue porque en ese tiempo tenía una sudadera con las iniciales S. A. S. O. Un amigo llamado David lo observó y lo comenzó a llamar así dejando su apodo de “tito” a un lado y para siempre.

Arturo Arriaga “saso”

La vida siguió y después de salir de la secundaria un amigo de su hermano compró el puesto en el que ahora trabajan y él comenzó en el negocio; indica que en un principio no sacaban ni para los chicles, sin embargo poco a poco se fueron aclientelando hasta el día de hoy, en que son uno de los lugares más exitosos en cuanto a comida se refiere. “Después de algunos años mi hermano le compró a su amigo el puesto y en ese momento el negocio se volvió familiar. De hecho cuando nosotros agarramos el puesto continuamos vendiendo lo mismo, pero estaba muy mal atendido y con entrega, dedicación y paciencia poco a poco fuimos subiéndolo”.

Hasta el día de hoy en el negocio del “saso”, están atendiéndolo él y su hermano Carlos por la mañana y ya en la tarde está Sergio, quien fue el iniciador del proyecto.

Según Arriaga, el sazón es algo que no puede explicar y considera que sería un error mencionarlo. “A mí no me toca decirlo; habría que preguntarle a la gente. Uno tiene muchos amigos y eso cuenta también; la gente tiene que decir por qué va a mi negocio”. Ante este razonamiento el “saso” no tiene más que agradecimiento con la vida ya que su trabajo le gusta y se siente contento de estar ahí. Según él no cambiaría por nada el ritmo que lleva las 24 horas del día.

Por si ésto fuera poco, la vida del “saso” es envidiable a pesar de trabajar todos los días del año. Se levanta muy temprano. Arregla las cosas no faltando quien llegue a echarle carrilla pasando, según él, el tiempo volando. Ya para las tres de la tarde cuando sale de trabajar se apresura a ir a su casa para llevarse a su familia al rancho que es el momento que más disfruta y cuando no se puede, se va al campo del Carmen o a otro lugar a jugar con su hijo ya sea beisbol o futbol.

Con más confianza el “saso” se abre ante los micrófonos y habla sobre su familia. “Me casé un 28 de mayo de 1994 con María Rosario Garnica. Iba a cumplir 23 años y ya sabes, cuando te llega, te llega. Hoy después de 11 años de casado Dios me dio la bendición de tener tres hijos, Luis Arturo de 10 años, María Guadalupe de seis y Verónica de tres. De verdad lo único que espero de ellos son dos cosas; primero, que en un futuro sigan mi ejemplo, es decir que les guste el trabajo de lo que sea y si es en este negocio mucho mejor y segundo que tengan tantos amigos como yo ya que ésto es básico para ser feliz”.

El “saso” observa el tiempo y considera que el Arandas de ayer era muy bonito. “Antes las calles eran empedradas y sin tanto carro. Además podías dejar las puertas abiertas de tu casa y no pasaba nada. Era muy seguro y tranquilo. Hoy lamentablemente ya no es así, sin embargo también hay que reconocer que la ciudad también es muy cómoda, vivo muy a gusto aquí. Arandas es muy pacífico a comparación de otros lugares donde no se puede salir ni a la calle por los peligros que existen”.

Finalmente del “saso” se pueden decir muchas cosas, pero lo trascendental es que independientemente de tener una sazón especial que encanta a cualquier paladar, uno puede llegar a su puesto y salir bien atendido, ya que durante todo el momento que pase uno en su puesto, frente a frente con él, siempre veremos al “saso” reír.

Publicado en el tomo 1 de Perfiles de mi tierra colorada en septiembre de 2006.

Comentarios

Más en Perfiles

José Guadalupe Guzmán Barba: El mago de la televisión

octubre 15, 2018

Enrique Pedroza Hernández: Institucionalidad al pie de la letra

octubre 2, 2018

Don Jesús Magaña: El valor de la honestidad

septiembre 22, 2018

Juan Zavala: Una vida de trabajo

septiembre 20, 2018

José Refugio Jiménez González: La esencia musical

septiembre 18, 2018

José Luis de la Cerda: Charro de altura

septiembre 15, 2018

Manuel Anguiano Covarrubias: Al servicio de la sociedad

septiembre 13, 2018

Liborio Martínez: El destino del éxito

septiembre 12, 2018

J. Trinidad Álvarez: La vida al servicio de los demás

septiembre 9, 2018

Ramiro González “el bigotón”: La amistad siempre por delante

septiembre 6, 2018

José “canchas” Sánchez Aguayo: El ejemplo más vivo del amor al deporte

septiembre 4, 2018

Maestra Cecilia Plascencia Coss y León: El amor por la educación

septiembre 3, 2018

Profesor Alfonso Fonseca Fonseca: Cronista de Arandas

septiembre 2, 2018

El Pastelero: La sazón más especial

agosto 30, 2018
NOTI-ARANDAS, periódico semanal con noticias de Arandas, San Ignacio y Jesús María (Jalisco).

Clic aquí para datos de contacto

En Facebook

En Twitter

© 2018 Grupo Noti-Arandas, S.A. de C.V.