Perfiles

Don Jesús Magaña: El valor de la honestidad

Perfiles

Don José de Jesús Magaña Díaz siempre llevó consigo los valores de la honestidad, el trabajo y el amor por la familia. Contrario a lo que se pudiera pensar, Magaña, quien fue quizás el cantinero más querido y respetado del municipio, nunca llegó ebrio a su hogar. Según lo cuenta sus hijos María Esther y Guillermo, su padre fue un hombre de carácter serio, estricto, pero siempre al cuidado de que todo estuviera bien en el hogar.

El cantinero nace en el año de 1902, viviendo desde muy pequeño circunstancias difíciles debido a que quedó huérfano. Como él era el único hombre, tuvo que empezar a trabajar como empleado. Después fue hortelano, atendiendo una huerta. Transcurrió el tiempo y se metió de lleno a la carpintería. Pasaron los años y llegó al lugar que sería su guarida para siempre: la cantina.

“Mi padre duró como 54 años atendiendo las cantinas. Además, me platicó que cuando recién entró a trabajar conoció a mi madre, la señora Josefina Vázquez López quien fue su única novia. Los dos tuvieron doce hijos de los cuales ya han fallecido cinco. Ahora quedamos siete. Ellos duraron 69 años y medio casados”, así lo mencionó Guillermo Magaña.

Para María Esther Magaña su papá fue un ejemplo a seguir. “Mi padre tenía muchas cualidades. A él le gustaba ir de cacería. Ése era su vicio. Cada ocho días se iba con sus amigos entre los que recuerdo a José María Lara y Ramón Castellanos. Él además fue un hombre muy apreciado porque era recto, incapaz de tomar lo que no era suyo y eficiente en lo que hacía. Incluso lo respetaban como si fuera el papá de los que llegaban a la cantina”.

Debido al trabajo que tenía, José de Jesús Magaña era una persona seria y de respeto. No obstante, cuando quería ser alegre no había quien le ganara. “La cantina donde mi papá atendía estaba en la casa de empeño, ahí donde venden los tacos la familia Zavala. Tiempo atrás estuvo también en la esquina donde está la nevería en la calle de Francisco Mora y Madero y después en la calle Martínez Valadez. Me acuerdo que mi padre quedó como dueño cuando el señor Mojica quien era su patrón falleció. Su esposa le dijo que si quería quedarse con el negocio. Mi papá le contestó que no tenía dinero y ella le ofreció que se lo podía pagar poco a poco. En ese momento él se convirtió en el dueño de la cantina Cazadores”, platicó Guillermo.

Una de las características principales de la cantina de Jesús Magaña es que ahí se encontraban los más distinguidos políticos e intelectuales del municipio. Platicaban sobre todo lo que acontecía en esos momentos y no había impedimento alguno para hablar de lo que quisieran. Además, ahí era recibida cualquier persona, no importando su condición económica, resultando así un mundo muy diversificado. Otro detalle a destacar de la cantina es que se empezaron a colocar tanto fotos de los clientes como de algunos acontecimientos chuscos. Sus hijos aseguran aún conservar esas fotos que sin duda son un gran tesoro fiel de la cultura e idiosincrasia arandense.

“Mi papá tenía muchos amigos, entonces Manuel Anguiano tuvo la idea de poner los cuadros de los clientes de mi papá en la pared de la cantina. Lamentablemente cuando alguno fallecía se le ponía una cruz en la foto. Nosotros tenemos esas fotografías y son alrededor de cien”, señaló Guillermo.

Jesús Magaña siempre fue querido por el pueblo arandense. Si alguien perdía algo, él lo recogía y lo devolvía cuando regresaban. Otro punto que habría que reconocer de este personaje era cuando pagaba de su bolsa un carro de sitio para que algún consumidor ebrio regresara a su casa. Ir a la cantina de Magaña era todo un privilegio.

“Mi papá no tuvo ningún problema en su vida. Los que asistían a su establecimiento lo respetaban mucho. Esta característica la trasladó con nosotros ya que siempre fue muy estricto. Ahora lo agradecemos porque nos forjó y nos dio una educación privilegiada”, indicó María Esther.

En 1994 José de Jesús Magaña fallece a los 92 años de edad debido a un problema respiratorio. “A él le gustaba mucho fumar y le pegó la enfermedad de enfisema pulmonar. Ése era su vicio arraigado. Yo creo que cuando empezó todo fue cuando se cayó y se lastimó el fémur. De ahí se vino la descompensación y se juntó con el problema respiratorio”, comentó Guillermo.

Don Jesús Magaña

El cantinero y su familia siempre fueron fervientes católicos. Juntos rezaban el rosario y asistían a misa sin falta. Para José de Jesús Magaña, el estar cerca de Dios era fundamental para vivir felizmente.

Hoy los hijos de Jesús Magaña guardan gratos recuerdos de él. Su hija María Esther menciona que la satisfacción más grande era ver a su padre observarlos alrededor de la mesa en la hora de la comida. Para su hijo Guillermo un evento que lo marcó para siempre fue cuando estuvo internado en Guadalajara y su papá lo cuidó durante dieciocho días. Solamente hasta que salió de peligro Magaña regresó a sus ocupaciones.

Tanto María Esther como Guillermo quisieran tener a su padre frente a ellos para agradecerle todo lo que hizo por ellos. Aseguran que lo abrazarían, lo besarían y le cumplirían todos sus caprichos.

José de Jesús Magaña ya se fue, pero dejó una historia arandense: la del cantinero más querido del municipio y no fue por darle más alcohol a sus clientes, sino más bien por su entereza y conocimiento de la calidad de vida.

Publicado en el tomo 1 de Perfiles de mi tierra colorada en septiembre de 2006.

Comentarios

Más en Perfiles

José Guadalupe Guzmán Barba: El mago de la televisión

octubre 15, 2018

Enrique Pedroza Hernández: Institucionalidad al pie de la letra

octubre 2, 2018

Juan Zavala: Una vida de trabajo

septiembre 20, 2018

José Refugio Jiménez González: La esencia musical

septiembre 18, 2018

José Luis de la Cerda: Charro de altura

septiembre 15, 2018

Manuel Anguiano Covarrubias: Al servicio de la sociedad

septiembre 13, 2018

Liborio Martínez: El destino del éxito

septiembre 12, 2018

J. Trinidad Álvarez: La vida al servicio de los demás

septiembre 9, 2018

Ramiro González “el bigotón”: La amistad siempre por delante

septiembre 6, 2018

José “canchas” Sánchez Aguayo: El ejemplo más vivo del amor al deporte

septiembre 4, 2018

Maestra Cecilia Plascencia Coss y León: El amor por la educación

septiembre 3, 2018

Profesor Alfonso Fonseca Fonseca: Cronista de Arandas

septiembre 2, 2018

El Saso: La alegría en el comer

agosto 31, 2018

El Pastelero: La sazón más especial

agosto 30, 2018
NOTI-ARANDAS, periódico semanal con noticias de Arandas, San Ignacio y Jesús María (Jalisco).

Clic aquí para datos de contacto

En Facebook

En Twitter

© 2018 Grupo Noti-Arandas, S.A. de C.V.